ReciclArte -Aceite-

lunes, 24 de octubre de 2011
2 comentarios
Jabón con aceite usado
Vamos a reciclar el aceite usado que tenemos, y con ello haremos un jabón natural. El proceso de hacer jabón está bastante estendido por nuestro país. Creo que no hay ninguna abuela que no haya hecho jabón en su juventud, y es que anteriormente como bien sabemos, la carencia de cosas hacía que se reciclara todo. Esto debemos aprenderlo, reciclar, aunque no tengamos carencia aunque no haya crisis y aunque no haga falta.

Cómo bien dicen algunas expertas en jabón con las que he hablado, el aceite cuanto más usado, mejor. Aunque hay alguna nueva escuela que también lo hace con aceite nuevo.

Las medidas son otro mundo, y es que he podido comprobar que muchas lo hacen a “ojo” y es dificil saber qué medidas utilizar, únicamente se coincide en lo mismo, el método. Las medidas que he utilizado son las siguientes:
  • 1 litro de aceite (yo lo he usado de oliva virgen)
  • 1 litro de agua
  • 180 gr de sosa cáustica

Con estas medidas el jabón ha salido muy bien, y la verdad que el proceso no es nada difícil.

Una de las mujeres con las que hablé, me dijo que si se quiere que salga más blanquito, se puede sustituir medio litro de agua por leche, aunque sólo lo hace cuando por casualidad se le ha caducado algún brick. Yo personalmente no lo he probado.

Este jabón no es 100% natural, debido a la sosa cáustica, pero he de decir que dicha sosa desaparece con el tiempo, es decir, en el momento en que podamos usar el jabón, la sosa habrá desaparecido y ya no será corrosiva para la piel.

He realizado dos tipos de jabón, uno de Agua de Rosas y otro de Aceite esencial de Romero. Simplemente añadiendo a las medidas ya expuestas, unos 100 ml de aceite o de agua de rosas.

Vamos con el método:

Primero hay que buscar unos recipientes resistentes, normalmente las mujeres usan unos bidones de chapa o aluminio, yo he usado unos contenedores  o botes de pintura de unos 25 litros. Éstos son contenedores de plástico resistente.

Nos protegemos las manos y si se hace en el interior de la casa, es recomendable utilizar mascarilla. Si se hace al aire libre no haría falta, a menos que fuera en un sitio sin ventilación.

Se echa el agua en el recipiente y posteriormente se añade la sosa, nunca al revés para evitar reacciones. Se remueve con un palo largo, cuanto más largo mejor, ya que estaremos más alejados de la mezcla. Una vez la sosa disuelta, se espera a que la temperatura de la mezcla se enfríe, ya que ésta coge una temperatura bastante alta.

Cuando esté fria, se añade el aceite, y se remueve, y sí, esta es la peor parte del proceso, ya que hay que remover, remover y remover, yo creo que estuve 40 min como mínimo removiendo. Hay gente que lo bate, y realmente se queda mucho mejor, más cremoso y sin grumos, pero realmente los grumos no se notan posteriormente.

Una vez hecho el jabón, dicen que se sabe que está hecho cuando la mezcla se separa del palo con facilidad. Se pone en un recipiente envuelto en papeles o telas, yo recomiendo envolverlo con papel de horno o de ese papel reciclado que vienen en las cajas de zapato. Y el mejor recipiente son las cajas de madera, el cartón a veces no resiste.

Se puede cortar después de unas horas o al día siguiente. Aunque el jabón no se podrá usar hasta pasados 1 o 2 meses. Esto es muy importante, ya que si se utiliza antes de este tiempo, dañaremos nuestra piel. Además dicen que cuanto más viejo es el jabón, más bueno es.
Leer más »

ReciclArte -Vidrio-

lunes, 17 de octubre de 2011
5 comentarios
Mosaico de vidrio reciclado

Y es que como este blog va de ideas, os voy a presentar mi último proyecto a base de vidrio reciclado.

Y es que no me he cansado de pedir a mi padre que guardara las botellas, a él no le gusta acumular resíduos en su casa, y la verdad que eso del reciclaje lo llevamos en la sangre, creo que nos lo inculcó mi abuela, que reutilizaba todo, todo y todo.

Pues eso, que después de tener acumuladas unas 15 botellas de cristal, he decidido reutilizarlas y crear un mosaico, y es que a veces, soy un poco mañosa.

Lo primero que hice fue lavar las botellas, quitarles los precintos y pegatinas, es muy sencillo, simplemente se sumergen en agua caliente y a esperar. Después de unos 30 minutos, las pegatinas se van despegando y las botellas quedan libres de restos. Si aún nos queda un poco de pegamento, pasamos un estropajo con un poco de detergente y a fregar.

Una vez limpias, podemos pasar a romperlas en trozos. Esto es altamente recomendable para cualquiera que quiera desahogarse. Simplemente hay que romper las botellas con ayuda de un mazo o martillo. Si se quiere ser más preciso, existen herramientas para marcar el vidrio y para cortarlo. Pero yo prefería piezas uniformes. Algo aconsejable es hacer una separación por tamaño, ya que nos será más fácil disponer de las piezas dependiendo del diseño.

Como la mayoría de botellas eran en color verde y marrón, he decidido hacer como motivo principal, un árbol, y de ahí, iré añadiendo otros elementos florales, o mariposas por ejemplo.

Como herramientas se necesitan cosas muy básicas, como tenazas, espátulas, recipientes, pinceles, guantes, gafas, y lijas para vidrio.

Como materiales simplemente cemento cola blanco, y emplastecedor antifúngico, ya que mi mosaico sera exterior.

Como materia prima, el vidrio de las botellas u otros tipos de piezas de cerámicas. Yo además del vidrio irregular, tengo unas pequeñas canicas de colores que he encontrado por casa.

Una vez tengamos esto preparado, se requiere:

  •  tener claro el diseño.
  •  dibujarlos sobre el muro, soporte, pared...
  •  hacer el cemento cola.
  •  fijación de las piezas sobre el diseño.
  • secado.
  •  emplastecer los posibles huecos entre piezas.
  •  limpiar el emplastecedor un poco antes del secado completo.
  • barnizar con materiales antifúngicos, si es un mosaico exterior.

E voilà !!
Leer más »

Globalchange

viernes, 14 de octubre de 2011
0 comentarios
     #globalchange
Mis razones para pedir un cambio seguro que no interesan a nadie, yo soy sin más una más. He estudiado 2 carreras, un master hablo 2 idiomas y estoy perfeccionando un tercero y llevo cerca de un año buscando trabajo en mi país. Si estoy buscando trabajo en la ciudad donde nací, donde estudié, donde me divertí, donde tengo muchos amigos y donde se encuentra mi familia. Esta ciudad es Madrid y sí aún no lo he encontrado.

Hace poco más de 4 años me fui de Madrid a Irlanda, y en menos de 4 meses ya tenía un trabajo estable, bien pagado y con posibilidades de desarrollo profesional. Dichas condiciones, me retuvieron 4 años, entre Irlanda y Holanda. Un día decidí volver, y aún sigo buscando. No sirve que hables inglés, no sirve que seas flexible, no sirve que estés cualificado, no sirve que tengas experiencia, aquí en España, eso no sirve.

Ahora me dedico a estudiar, a leer, a hacer deporte, a valorar todas aquéllas cosas que antes me faltaban y que tanto echaba de menos, aunque  dentro de mí creo que durará poco, que tendré que marchar para proseguir con mi futuro ahí fuera.

Llámame indignada porque lo soy, porque me indigna que otros se forren a nuestra costa, me indigna que de 4 ofertas de trabajo 3 sean para becarios, me indigna que los salarios que se ofrecen por 40 horas semanales no superen los 1500 euros en el 95% de las ocasiones, me indigna ver que el precio de la vivienda es exagerado, al igual que el del alquiler, me indigna saber que unas empresas cierran y echan a la gente a la calle para abrir en el país de al lado, y no pasa nada.
Me indigno al leer que unos consejeros de no sé qué banco se han llevado unas indemnizaciones multimillonarias por hacer quebrar el banco, y encima con “nuestro” dinero, y lo que más me indigna es que esta gente no lo devuelva… soy ingénua ¿verdad?

Aún teniendo éstos y tantos otros motivos para indignarme, todavía existen algunas buenas razones para levantarme por la mañana.

Si aún quieres ver y leer más sobre esta crisis:
Leer más »
 

Subscribe here!

Share

Search

LlenaLaNevera. Con la tecnología de Blogger.

Translate

What Readers like Most

Twitter

 

© 2011 LlenaLaNevera